Miembro del grupo Turama

Historia y Cultura

Cultura polinesia

Hace miles de años, nuestros antepasados polinesios cruzaron el Pacífico en barcos pesqueros. Estos famosos navegantes usaron las estrellas para dirigirse a Samoa y las otras islas del Pacífico. El sitio arqueológico más antiguo de Samoa se remonta al 1000 aC y consta de pirámides y montículos de piedra dispuestos en forma de estrella. Durante milenios, el pueblo samoano ha participado en muchas actividades entre las islas, como el comercio, las batallas y los matrimonios mixtos. El matrimonio era el medio más común para fortalecer los vínculos con las islas vecinas, como Fiyi y Tonga, y también se utilizó para ayudar a formar alianzas con otras familias nobles y para promover la prosperidad económica.

Influencia europeas

El holandés, Jacob Roggeveen, fue el primer europeo a llegar a Samoa en 1722. Fue seguido después por Louis-Antoine de Bougainville, quien llamó a las islas “Navigator Islands". Otros europeos comenzaron a llegar a Samoa a fines del siglo XVIII. Durante este período, los principales visitantes fueron balleneros y comerciantes. Sin embargo, los cambios más significativos ocurrieron con la llegada de los misioneros occidentales. En 1830, el reverendo John Williams llegó a la isla de Savaii con el evangelio cristiano para convertir a los samoanos de la creencia en muchas deidades a la fe en un solo dios. Varios monumentos fueron erigidos en Upolu y Savaii en honor a la obra misionera del Reverendo Williams. Hoy en día, Fa'asamoa (la tradición samoana) y el cristianismo están inextricablemente unidos. Los visitantes notarán que las islas paran los domingos. Los lugareños cesan el trabajo físico y trabajan para ayudar a los servicios eclesiásticos y otras actividades familiares.

Vida contemporánea

Después de años de guerra civil, en 1899 el archipiélago fue dividido entre los Estados Unidos y Alemania. Las islas del este se convirtieron en territorio de los Estados Unidos de América, conocido como Samoa Americana. Las islas al oeste fueron dejadas a Alemania y tomaron el apellido de Samoa Occidental. Después del final de la Primera Guerra Mundial, Samoa Occidental fue sustraída de los alemanes y dejada a Nueva Zelanda en 1918. Las Naciones Unidas pusieron el control administrativo desde 1918 hasta que Samoa Occidental se independizó el 1 de enero de 1962: la primera Nación del Pacífico a obtener la independencia. Esta importante ocasión se celebra todos los años en junio con eventos y celebraciones. El nombre "occidentales" fue oficialmente abandonado en 1997.